3.10.10

Dejadme la esperanza



Canción última

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa,
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas

Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.








Del poemario "El hombre acecha", Miguel Hernández







5 comentarios:

  1. tiempos malos de lucha entre hermanos... decía otra canción...

    saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sólo la poesía y la música pueden amortiguar la tristeza. Vale, que al menos, nos dejen, no se lleven la esperanza.

    Un Abrazo Max!!

    ResponderEliminar
  3. "Será la garra suave.

    Dejadme la esperanza."

    No fue la garra sueve...Lamentablemente.
    Pero los versos de Miguel trascienden las fronteras y los tiempos.
    Está presente y más vivo que nunca .
    Vigente.
    Su integridad y su altura moral son ejemplos de dignidad y de lucha.
    Uno de su más conmovedores poemas.

    ResponderEliminar
  4. Tu poesía es desgarrada y bella a la vez.

    Las fotografías son excelentes, mágicas. Una magnífica combianción de elementos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias amigos por pasar por aquí: Antonio, Susana, Carmela...

    Concha, lo último que me gustaría es que pensaras que este poema es mío. Es del gran poeta, pastor y militante Miguel Hernández. Uno de los primeros poetas que leí en mi vida y por el que guardo especial admiración. Gracias por pasar...

    Abrazos

    ResponderEliminar